Mié. Abr 24th, 2024

En el artículo anterior hablábamos de la importancia de cuidar nuestra autoestima no solamente en época de vacaciones sino durante todo el año. En el artículo de hoy, vengo a hablaros de un tema que considero muy importante, ya que muchos pacientes acuden a mi consulta porque no saben cómo desconectar.

¿Alguna vez te has ido de vacaciones y, sin quererlo, te has llevado el trabajo contigo? ¿Has tenido algún día libre y lo has aprovechado para cambiar los armarios, hacer limpieza general u otras cosas que no has hecho durante el resto del año?

En esta época del año y bueno, en realidad, en cualquier época del año en la que se junten varios días libres, muchas personas deciden más que aprovechar el tiempo para descansar, desconectar o cuidar de sí mismas, para hacer cosas pendientes. Esto está genial, siempre y cuando también cuidemos de nosotros, porque, por lo contrario, terminaríamos un trabajo para comenzar otro.

Hace unos días, tuve una consulta con una paciente que estaba de baja por estrés y ansiedad, me comentaba que estaba llevando muy mal tener estos días de baja porque sentía que debería estar trabajando y haciendo cosas útiles. Ella llamaba cosas «útiles» a todo aquello que le hace ser productiva, a todo aquello que le confirma que su tiempo ha sido «aprovechado». Hay muchas personas que, como mi paciente, sienten que aprovechan el tiempo solo cuando hacen cosas que tienen que ver con nuestro mandato externas que podemos tener.

¿Qué es esto de mandato externo? Yo llamo mandato externo a todo aquello que tiene que ver con nuestras responsabilidades hacia fuera de nosotros, es decir, nuestra responsabilidad laboral, las obligaciones que tenemos con nuestra casa, la responsabilidad afectiva que tenemos con otras personas, etc. ¿Qué es un mandato interno? Lo que tiene que ver con lo que deseamos, lo que necesitamos, lo que nos gusta…

Mi paciente y otras muchas personas sienten que tienen que atender más esas responsabilidades externas que las internas, es más, las internas, no las viven como una obligación o una responsabilidad. Por lo cual, descansar, cultivar el espacio personal, el ocio, cuidar las amistades o simplemente la relación con ellos mismos, no lo ven como una responsabilidad o una obligación. Por este motivo, si están en casa «sin hacer nada» se agobian, se angustian y entran en ese bucle de pensamientos que les hacen creer que son vagos, que no están aprovechando su tiempo o que simplemente son egoístas por no dedicarse a otras cosas. No viven ese «no hacer nada de obligaciones externas» como un «estoy haciendo algo por mí, estoy siendo responsable de mi autocuidado».

Quizá te estés preguntando por qué he decidido escribir hoy sobre esto y no sobre otras cosas que pueden ayudarnos a cultivar nuestra autoestima y nuestro bienestar, pero, disculpadme, después de tener una semana de consultas donde he visto a numerosas personas dominadas y consumidas por su autoexigencia, me he visto en la obligación de dar un mensaje muy importante:

En vacaciones, mereces parar; parar no es una irresponsabilidad. Una irresponsabilidad es no parar, es no cuidarte, es no cultivar tu espacio, es no permitirte no hacer cosas productivas relacionadas con tus obligaciones externas para permitirte ser responsable internamente contigo.

Sé que cuesta, no es fácil, sobre todo si tu ritmo del día a día se pasa de revoluciones. Por eso, quiero darte algunos consejos que te pueden ser útiles para desconectar del trabajo. Esto lo puedes aplicar en tu periodo vacacional, en los días festivos o, simplemente, durante el fin de semana. Ponerlos en práctica puede ayudarte a prevenir episodios de estrés y problemas de depresión y ansiedad. Además, te permitirán elegir mantener tu autoexigencia a un lado.

En el caso de que ponerlos en práctica no te funcione utiliza esta información como la señal que necesitabas para pedir ayuda, porque desconectar y permitirte hacerlo es algo muy importante y necesario para tu salud.

¿Qué puede ayudarte a desconectar?

Recuerda el mensaje de que descansar no es un lujo sino una necesidad.

De cara a tus días de descanso, pregúntate: ¿Qué quiero hacer en estos días? Esto puede ayudarte a marcarte un objetivo, intenta que tu objetivo esté relacionado con tu bienestar, con el descanso y el disfrute que tanto mereces. Recuerda que es importante marcarnos objetivos mínimos, pequeños, realistas y alcanzables porque de lo contrario, puedes frustrarte si no consigues lo que te planteas.

Siguiendo el consejo anterior, ve primero a por una cosa y luego a por otra, muchas personas en vacaciones se plantean muchas cosas que hacer a la vez, aunque sean planes de ocio, es importante no llenarnos de actividades ya que, de ese modo, también podemos estresarnos por no llegar a todo lo que nos gustaría hacer de ocio y actividades.

Evita entrar en el correo laboral, en el WhatsApp de grupo laboral. Si notas que te resulta muy difícil y que tiendes a boicotear tu compromiso de no tocar nada laboral, entonces plantéate un horario donde te concedas e incluso te puedas obligar a trabajar una vez al día. Es decir, más que prohibírtelo, permítetelo ya que si te lo permites, puedes renunciar a ello, si no, puede volverse irrenunciable.

Ten contigo una libreta en la que anotar todas aquellas ideas laborales o pensamientos intrusivos que tengas acerca del trabajo o de lo que deberías estar haciendo. Esto te permitirá más que estar «dándole vueltas en tu cabeza», distanciarte de ellos al hacerlo por escrito.

Intenta conectar con tus amigos, con aquellas cosas que te hacen sentir bien, con todo lo que te trasmite calma y bienestar.

Pregúntate: ¿Qué me apetece hacer hoy por mí? Esto nos permite fluir un poco más en función de lo que nos apetece y no tanto desde lo que nos programamos.

Recuerda que permitirte parar y descansar puede que te genere incomodidad, esa incomodidad es muy importante que la sostengas. Así como las personas que dejan de fumar tienen necesidad de hacerlo, puede que tú tengas necesidad de «hacer» para tranquilizarte. A la autoexigencia, debemos enseñarle a no hacer. Así que espero que disfrutes de tu tiempo de descanso y sostengas tu incomodidad. Tú eres más importante que ella, no mereces que te frene.

Si te apetece leer más sobre autoestima y cómo fomentar una relación sana contigo o con los demás, te invito a leer mi libro: ‘Las 5 estaciones de la autoestima‘. También puedes reflexionar conmigo a través de mi cuenta de Instagram @Anapsicologamadrid o saber un poquito más de mi en www.anapsicologamadrid.com