Jue. Jul 25th, 2024
La evolución de la IA en la gestión empresarial
Más noticias – Noticias 24 horas

La aparición de la inteligencia artificial (IA) ha representado un verdadero desafío para directivos y ejecutivos, obligándoles a integrar esta tecnología en la estrategia de futuro de sus empresas. Sin embargo, su comprensión es aún limitada entre las directivas españolas. Según un reciente informe de la Asociación Española de Directivos (AED), sólo el 21% de los altos directivos se siente bien informado sobre la IA y sus posibles implicaciones, mientras que el 56% se considera “moderadamente” informado. Si bien el 84% cree que la IA no ha alterado su papel, está claro que el perfil del CEO y otros ejecutivos evolucionará al ritmo de los avances en IA.

Aleix Valls, director académico del programa Driving AI de la AED y CEO de Liquid Lab, está entusiasmado con el hecho de que el conocimiento actual de los ejecutivos sobre IA sea bastante básico. La revolución generativa de la IA en los últimos dos años ha sorprendido a muchas directivas, que en su mayoría tenían una visión distorsionada por una información poco rigurosa. Según Valls, es crucial que las empresas y sus directivos no valoren únicamente la IA, ya que es una prioridad en su agenda estratégica. La falta de adaptación puede suponer un riesgo importante para la competitividad, la productividad y la estrategia de las empresas.

Valls también destaca que no sólo las cargas elevadas, sino cualquier profesional de la era de la IA, debe entender y saber utilizar esta tecnología para no ser sustituido. La IA no solo mejora la productividad, sino que también permite realizar tareas que antes eran imposibles de realizar. Este cambio de paradigma es fundamental para llegar a los profesionales más competentes de las organizaciones.

Xavier Gangonells, director general de la AED, afirma que la IA ha llegado para transformar la organización del trabajo, mejorar la productividad y desarrollar nuevos modelos de negocio. Es vital que los responsables de la formulación de políticas comprendan cómo la IA puede mejorar sus negocios, ya que esto tendrá un impacto significativo en la competitividad y en la economía en general. Los beneficios de la IA van desde mejorar la eficiencia y las relaciones con los clientes hasta aumentar la productividad mediante la automatización de tareas.

Las oportunidades para que las empresas mejoren seguirán creciendo a medida que avance la tecnología. Gangonells destaca que para aprovechar estas oportunidades las directivas deben entender el potencial de la IA y orientar su implementación de forma responsable, teniendo en cuenta los riesgos asociados.

El programa ‘Guía de Inteligencia Artificial’ de la EDA ha superado las expectativas y ha permitido a directivos y consultores españoles definir el mejor plan para integrar la IA en sus empresas. Este programa se centra en comprender los procesos internos de las organizaciones e identificar los procedimientos donde la IA puede tener el mayor impacto.

El estudio «El impacto de la IA generativa en las empresas y la economía» revela que sólo el 17% de los directores ejecutivos ha adoptado activamente la IA, mientras que el 49% continúa explorando su potencial. La adopción de la IA se centra principalmente en la automatización de procesos, el análisis de datos y la predicción de tendencias.

Arturo Llopis, director de consultoría de Spencer Stuart España para Europa, informa que las directivas que se adapten rápidamente a la IA ofrecerán una importante ventaja competitiva. La IA no sólo mejorará la productividad, sino que también redefinirá las cadenas de valor y estimulará la innovación. Llopis destaca que entender e implementar correctamente la IA es clave para retener el talento y seguir siendo competitivos.

El director general de la AED insiste en la importancia de entender la IA como parte integrante de las directivas para su correcta evolución. Las empresas que hayan progresado en su transformación digital estarán mejor posicionadas para adoptar la IA de manera más efectiva.

En conclusión, la falta de conocimiento y formación sobre IA sigue representando una barrera importante. La rápida evolución de esta tecnología y su impacto potencial requiere que las directivas asuman un papel proactivo para comprenderla e implementarla. Promover una cultura de curiosidad y aprendizaje continuo será clave para abordar los desafíos y aprovechar las oportunidades que ofrece la IA.

También te puede interesar – Colaboradores destacados