Mié. Feb 21st, 2024

Como cualquier seguidor de Carlos Alcaraz, el propio tenista murciano tiene un ojo puesto en su tenis y otro en el del otro gran favorito a ganar el Abierto de EE.UU., Novak Djokovic. El serbio jugó su partido de tercera ronda el viernes por la noche -se alargó hasta la madrugada del sábado- contra un compatriota, Laslo Djere. Contra pronóstico, el partido se le complicó de una manera con la que nadie contaba. Djere, cabeza de serie número 32, le ganó los dos primeros sets, algo a la altura de muy pocos. La posibilidad de una sorpresa mayúscula planeó sobre la pista central de Nueva York.

«Vi los primeros dos sets, luego tenía que irme a dormir», relató Alcaraz sobre cómo vio desde el hotel el partido de su gran rival. «Pero cuando me fui a la cama estaba pensando que Novak iba a remontar, estaba seguro», añadió.

Alcaraz lo contó justo después de imponerse en tercera ronda a Dan Evans. El español también tuvo sus complicaciones -el británico le sacó el tercer set y le disputó el cuarto-, pero no tantas como las de Djokovic, que tuvo que firmar una remontada épica.

«Muestra otra vez que es uno de los mejores de la historia», dijo Alcaraz sobre el serbio, con el que solo podría encontrarse en una hipotética final. «A los 36 años sigue haciendo lo mismo que cuando era un veinteañero, es increíble. Hay que reconocérselo, es admirable».

Ambos favoritos tendrán un cruce asequible sobre el papel en octavos de final. Djokovic se medirá este domingo a Borna Gojo, un croata que viene de la previa. Por su parte, Alcaraz se verá el lunes con Matteo Arnaldi, un italiano poco conocido, 61º del mundo, de 22 años, y que su única experiencia en Grand Slam ha sido en la ediciones de este año de Roland Garros -cayó en segunda ronda- y Wimbledon, fulminado a la primera.

«No le he podido ver mucho», reconoció Alcaraz sobre su próximo rival, al que sí pudo ver en el Challenger que se juega en Murcia, su tierra. «Pero ha pasado tiempo desde eso y no he visto muchos más partidos. Pero si está en cuarta ronda y ha ganado a Norrie (Cameron Norrie, 16º del mundo) es que se merece estar ahí, es un jugador muy duro».