Mié. Feb 21st, 2024

Empresarios advierten sobre las consecuencias negativas del impuesto a las importaciones implementado por el Gobierno.

La Cámara Empresaria de Distribuidores de Agroquímicos, Semillas y Afines Bonaerense (CEDASABA) hizo un llamdo de atención por el impacto que el llamado dólar país está generando en el agro y las consecuencias de las medidas implementadas por el gobierno nacional el 24 de julio pasado.

Según reconocieron, después de los anuncios el efecto de desconcierto fue inmediato. «Las grandes adelantadas fueron las empresas comercializadoras y productoras de fertilizantes, ya que desde principios de julio se comportaron muy cautelosas. Además. la sensibilidad, necesidad y formas de comercialización que tienen, para ellos es bastante sencillo poner todo en pausa», explicó la Cámara.

Pese a que la cadena de oferta de agroinsumos no está cortada, los empresarios señalaron que «el suspenso dado por la inestabilidad hace que en el actual escenario siempre esté a punto de suceder algo nuevo: no proveen la totalidad de la cantidad demandada por el mercado, y siempre hay dudas de que en cualquier momento la canilla se cierra».

En relación a los fitosanitarios, indicaron que, tras la sequía, las empresas se encontraron en primera instancia con un carry muy grande y las materias primas bajando su valor en China. En consecuencia, «disimularon o “maquillaron” el cambio de normativas -hay que recordar que el Gobierno hace tres meses introdujo una modificación que hizo recalcular los costos de importación-, por lo que los precios no solo subían sino bajaban. Por ende la oferta y los precios no se vieron alterados», explicaron.

A partir de un cambio de tendencia en las cotizaciones en China, los precios revirtieron su tendencia. Esto, analizaron, sumado al Impuesto PAÍS (Impuesto a la compra de moneda extranjera para la promoción y financiamiento de la inclusión social) «hizo que las empresas corrijan sus listas de precios en su gran mayoría entre un 7.5% y un 10%, dependiendo del producto». El glifosato por caso, tuvo una corrección aún más alta, según contaron desde CEDASABA.

«Igualmente y ante el desconcierto reinante, la oferta también se ve afectada porque la normativa no es clara y ese impuesto que además es retroactivo, podría llegar a subir hasta el 30%», remarcaron.

En este escenario, que consideraron «complejo y de incertidumbre», y a pocos días de las elecciones PASO, los distribuidores advirtieron que «el mercado se presenta con una oferta acotada, con precios en su mayoría en alza y con el temor de nuevas correcciones, no solo en tipo de cambio sino en los porcentuales del impuesto PAÍS, llevando en muchos casos a las empresas volver sobre sus pasos».