Dom. Sep 24th, 2023

Gonzalo Caballero aguardó apenas 24 horas antes de pronunciarse ayer sobre el parón en las primarias del PSdeG para elegir candidato a la presidencia de la Xunta, ordenado desde Ferraz. Lejos de atemperar el tono, hasta que se reactive el proceso, el exsecretario general de los socialistas gallegos leyó la decisión de la Comisión Ejecutiva Federal como una enmienda a los planes de Valentín González Formoso. Si previamente los fieles del sobrino del alcalde de Vigo habían calificado las primarias de «fantasma», por la ausencia de calendario, este martes el diputado autonómico interpretó que desde O Pino se había apostado por «una hoja de ruta que no era acertada» tras «los batacazos» del 28M y el 23J, que la decisión adoptada en Madrid ha obligado a «rectificar y corregir», declaró a EP. A través de sus redes sociales, añadió: «Debemos trabajar con el horizonte de unas primarias frescas, no teledirigidas, para volver a crecer como crecimos en mi etapa y superar la caída del PSdeG» en los dos últimos procesos electorales.

Caballero no había confirmado aún si presentaría candidatura, aunque había dejado la puerta muy abierta, inmerso en un «proceso de escucha» para pulsar el sentir del partido. Los gonzalistas, señaladamente dos compañeros de bancada en O Hórreo, Pablo Arangüena y Martín Seco, se habían dedicado en las últimas semanas a poner en entredicho las primarias por percibir que, sin arrancar siquiera el calendario, se privilegiaba a José Ramón Gómez Besteiro como opción de consenso —el presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé, o Blas García, alcalde de Ames, apostaron por que fuera el único en concurrir— y se perjudicaba a eventuales candidatos «alternativos». Denunciaban que las primarias estaban concebidas para torpedear a rivales de Besteiro, extremo desmentido por el portavoz parlamentario, Luis Álvarez.

Este martes Caballero, quien dijo en Twitter que entiende que su partido «priorice» la investidura de Pedro Sánchez, lejos de optar por la prudencia a la espera de que se reactive el proceso —aplazado hasta que haya Gobierno—, salió a la palestra para reclamar un borrón y cuenta nueva. Primarias «lo más abiertas posible» y que no teledirija «el aparato». Añadió que en estas semanas ha constatado una «profunda preocupación silente»; insistió en demandar «un cambio de rumbo»; y volvió a ofrecerse a la dirección del PSdeG para, sin «sectarismos ni personalismos», «ayudar a remar y volver a crecer electoralmente»



Esta funcionalidad es sólo para suscriptores


Suscribete