Mié. Feb 21st, 2024

Princeton, 25 de febrero de 1967. Durante el frío y la nieve del noreste de Estados Unidos, más de seis amigos y compañeros se reúnen en la universidad para grabar un Robert Oppenheimer. El científico murió una semana antes. Entre ellos se encontraban políticos, generales del ejército, poetas, novelistas famosos, compositores de renombre, científicos respetados y, entre ellos, un buen número de premios Pulitzer y Nobel. Hasta la hija de Albert Einstein, Margot, hizo acto de presencia para honrar al hombre que fue el jefe de su padre en el Instituto de Estudios Avanzados.

Todos coinciden en eso’Oppi‘, como llamaron tiernamente algunos de los presentes, fue un gran físico, el hombre que en 1945 se convirtió en el «padre» de la bomba atómica y, sobre todo, en el símbolo del científico al servicio del pueblo. Lamentaron con profunda amargura que, en años nuevos tras un golpe que cambió la historia de la humanidad y precipitó la victoria de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno del presidente republicano Dwight D. Eisenhower fuera defenestrado y declarado enemigo público número uno para la seguridad nacional.

Toda esa élite cultural, científica y política se preguntaba precisamente por qué Oppenheimer —como había definido el director Christopher Nolan «la persona más importante que ya existía» mientras promocionaba su película sobre este físico nuclear— se había convertido en la víctima más despreciable de la cruzada anticomunista en Estadounide. Nada menos que el científico que dirigió el Laboratorio Nacional de Los Álamos dentro del Proyecto Manhattan, donde se diseñaron las bombas nucleares que se lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki.

Oppenheimer fue víctima de su juicio moral, de su culpa y de su propaganda a posteriori contra las bombas atómicas, porque se sentía responsable de haber diseñado el arma más destructiva de la historia. No puedes soportarlo. Para hacerse una idea del tamaño de su ‘hazaña’, por la que estaba gravado como un héroe nacional, el primer artefacto elevó la temperatura de Hiroshima en menos de un millón de grados centígrados y, en tan solo un segundo, alcanzó entre 60.000 y 80.000 japoneses y llegó a más de 70.000.

El sobreviviente

Como grababa una de las supervivientes, Mori-san, en ‘Hiroshima: Testimonios de los últimos supervivientes’ (Kailas, 2023), del excorresponsal Agustín Rivera: «Algunas personas caían al río y se ahogaban. Muchos cadáveres flotan en el agua. Olían a muerto, ya que eran peces podridos. Todavía veo el color negro de los cuerpos descompuestos. Las pocas personas que había en la calle sujetaban la espalda carbonizada y de los cadáveres putrefactos salían gusanos. Los heridos caminan en silencio».

El científico más famoso del planeta, que querido había aparecido en las revistas ‘Time’ y ‘Life’, se reunió con Harry S. Truman tras la Guerra y fue sincero: «Señor Presidente, tengo las manos manchadas de sangre». Inizió anuncia una campaña pública para fomentar el control de las bombas atómicas y da una serie de conferencias desde toda Europa en repetición: «Es un arma para agresores. Sus Elementos de Terror son intrínsecos». Según revela su secretaría años después, Oppenheimer lamentò una ealtra vez por la muerte de «toda aquella pobre gente».

Sin embargo, lo que realmente sacó de sus casillas a Truman fue su frontal crítica a la creación de la bomba de hidrógeno con la que el presidente de Estados Unidos quiere mantener el haz a la Unión Soviética. El director del FBI, J. Edgar Hoover, y el presidente de la Comisión de Energía Atómica, Lewis Strauss, inician una demanda candente contra él, hasta que lo acusan de una explosión por sus antecedentes políticos comunistas y el arresto de la seguridad de Los Álamos.

«Un jugo de patanes»

«Fue una farsa, un juicio de patanes en el que le humillaron personal y profesionalmente. Las condenas a dejarlo en el medio por haber sido llamado al mando del armamento atómico entre las bombas de Hiroshima y Nagasaki», dice poco a ABC Kai Bird, que en 2006 publicó, junto al historiador Martin J. Sherwin, la biografía “Prometeo americano. El triunfo y la tragedia de J. Robert Oppenheimer’ (Debate), galardonada con el Premio Pulitzer. «Es cierto que Dios dio el partido, que asistió a manifestaciones contra la segregación en piscinas públicas y que derivó en el envío de una ambulancia a la República Española durante la Guerra Civil, pero no era un rojo, era, como mucho, un rosa», añadía.

También ayudó, porque en el cuestionario de seguridad que todos los que querían sumarse al Proyecto Manhattan escribió que había sido «Soy miembro de todas las organizaciones del Frente Comunista en la costa oeste de Estados Unidos». Luego se disculpó diciendo que había exagerado en broma, pero lo cierto es que tenía algunos vínculos con el comunismo de su entorno. El Laboratorio de Radiación de Berkeley, donde trabajó como un joven físico, por ejemplo, fue un semillero del pensamiento de la izquierda radical. Uno de sus mejores amigos de aquellos años, Haakon Chevalier, tenía vínculos con la inteligencia soviética y creía que tenía la intención de reclutarlo como espía, pero nunca estuvo listo para demostrar que estaba tratando de lograrlo. Y, además, su primera esposa, Puening del gatitocon el que estuvo casado hasta 1940, era comunista.

La acusación se basó en más de 8.000 páginas de información que, a partir de 1940, había elaborado la policía secreta de Estados Unidos en contra, a través de escudos ilegales. El caso contra Oppenheimer comenzó en 1953. «No puedo creer que esté de paso», exclamó Miraba desde el ventilador del auto que lo llevó hasta Georgetown, Washington DC, en casa de su abogado, en las navidades de ese mismo año. Strauss decidió enviarle un papel en el que le informaba que deseaba repasar su historia y sus afiliaciones políticas, declarándolo un regalo para la seguridad nacional. En ella enumeró 34 cargas que iban desde lo absurdo («consta que en 1940 usted figuraba como contribuyente de los Amigos del Pueblo Chino») hasta lo politic («desde el otoño de 1949 en adelante mostró una fuerte oposición al desarrollo de la bomba de hidrógeno»).

Cillian Murphy, en el libro de Oppenheimer

A B C

El ño extra lo elijo

Lo surrealista del caso de Oppenheimer se debe a que Estados Unidos fue elegido para un proyecto similar iniciado por un científico desconocido, que nunca había tratado con un grupo de profesionales, que tuvo un tratamiento psíquico bajo poco antes y que, además, investiga desde 1940 para su apoyo. sado comunista. Una pregunta cuya respuesta sigue rodeada de misterio y escapa a toda lógica. No tenía ningún sentimiento de haber sido elegido entre tantos científicos brillantes, sobre todo a la luz de las cifras gigantescas del proyecto de armamento del alcalde de la historia del país.

De los cinco años que pasé en operación, entre 1942 y 1947, el Proyecto Manhattan pasó por no menos del millón de trabajadores promedio. En su apogeo tenía 125.000 empleados. Además, con un coste de 2.200 millones de dólares, el equivalente a entre 30.000 y 50.000 millones de dólares corrientes, es decir, entre seis y diez veces el coste del Gran Colector de Hadrones.

Pero la cosa es que solo tienes que soportar como tener un amigo público de tu mujer que ha tenido varios encuentros sexuales con una mujer llamada Jean Tatlock después de casarse. La humillación personal y profesional ha sido tal que sus allegados intentan transmitir que son marcas del país. Su respuesta fue clara: «¡Joder, es que amo amo este país!». Y al final pasó lo que toda la nación esperaba: si le quitaron sus privilegios y fue advertido para siempre, nunca fue preso por ningún delito.